Qué pasa después de la donación

Una vez realizada la punción folicular en la donante, se utilizarán los óvulos extraídos para generar embriones, que serán transferidos al interior del útero de la mujer receptora. La técnica utilizada para ello es la Fecundación In Vitro, que consiste en fecundar en el laboratorio los óvulos obtenidos con los espermatozoides de la pareja de la mujer receptora o de un donante masculino. Los embriones conseguidos se transfieren posteriormente al interior del útero de la receptora, donde proseguirán su desarrollo si la implantación se culmina con éxito.

Las mujeres que recurren a la donación de ovocitos para conseguir su embarazo tienen problemas de fertilidad. En muchas ocasiones, esta infertilidad se debe a que tienen una reserva ovárica disminuida o unos ovocitos de mala calidad, algo que a menudo se asocia a la edad. Los ovocitos de donantes provienen de mujeres jóvenes y sanas en las que esto no sucede y, por esa razón, sus probabilidades de conseguir el embarazo son mayores.

La donación de óvulos no afecta a tu fertilidad

El proceso de donación no tiene efectos negativos conocidos sobre el ovario, no avanza la menopausia, ni produce un aumento de peso, ni favorece la aparición de acné o vello corporal. Además, cabe destacar que no tiene efecto alguno sobre la futura fertilidad.

Las mujeres nacemos con aproximadamente 400.000 ovocitos (formas inmaduras de los futuros óvulos) en nuestros ovarios. De ellos, sólo unos 400 llegan a madurar y, por lo tanto, a tener la posibilidad de ser fecundados, el resto se eliminan de forma natural junto a la hemorragia menstrual a lo largo de nuestra vida. Lo que hacemos con la donación es aprovechar aquellos óvulos que nunca se llegarán a emplear.

Tras la donación, tendrás las mismas posibilidades de conseguir un embarazo que una mujer que no ha sido donante. De hecho, son numerosas las donantes que han participado en el programa Eudona y que han sido madres después de la donación. Muchas de ellas han vuelto a donar óvulos tras dar a luz.

Efectos secundarios y riesgos de la donación

Durante el período inmediatamente antes y después de la recuperación ovocitaria, las donantes puedes sentirse hinchadas, ya que los medicamentos tienen hormonas que harán que sus ovarios aumenten de tamaño para desarrollar los folículos y además facilitarán cierta retención de líquido. Es algo similar a la sensación de hinchazón que se produce durante la menstruación. Estos síntomas suelen comenzar unos días después de haber iniciado el tratamiento hormonal y finalizan pocos días después de la extracción de los ovocitos.

Excepcionalmente (en menos de 0,35% de los casos), el proceso de la donación puede conllevar riesgos para la salud de la donante. Algunas de las complicaciones que pueden surgir son la hiperestimulación ovárica, que es una respuesta exagerada al tratamiento de estimulación y puede ser leve, moderada y grave (solo es grave en el 1% de los casos), una infección genital (incidencia del 0,01% al 1%), hemorragias, torsión ovárica o punciones en el área intestinal, vejiga u otras partes de la anatomía, y las propias complicaciones que pueden derivar de la anestesia.

De todo ello recibirás información completa y detallada del equipo médico si decides seguir adelante con la donación.

Es importante que, si decides iniciar un tratamiento de donación, sigas las indicaciones que te daremos en la primera cita sobre todos los detalles del proceso y aquellos puntos que hay que tener en cuenta para evitar molestias, posibles particularidades de la donación y evitar complicaciones médicas.

¿Estás interesada en donar óvulos?

Rellena el formulario con tus datos y nuestro equipo te llamará
para informarte sobre todo el proceso sin compromiso.

Quiero donar

¿Estás interesada en donar óvulos?

Rellena el formulario con tus datos y nuestro equipo te llamará para informarte sobre todo el proceso sin compromiso.

Quiero donar