Blog

Y tú, ¿tomas la píldora?

Y tú, ¿tomas la píldora?

La píldora como método anticonceptivo revolucionó el mundo pero todavía hoy, son muchas las mujeres que la temen

Hoy nos hemos propuesto hablar de la Píldora y es que todavía hoy son muchas las mujeres que le tienen miedo a este tipo de método anticonceptivo. Hace ya 53 años cuando vivimos uno de los cambios más importantes de la historia cuando se aprobó el uso de la píldora anticonceptiva y la mujer podía, por fin, controlar si quedarse o no embarazada. Un avance en la historia de la ciencia y un hito farmacológico.

Sus beneficios

A lo largo de su historia y hasta nuestros días, el método de este uso anticonceptivo ha suscitado siempre mucha polémica y es que, a estas alturas, tampoco podemos negar todos sus inconvenientes. El ritmo de vida, las responsabilidades, ¿el problema quizás? Que tomar la píldora exige de una alarma o de un aviso diario, no puedes olvidarte de tomarla, hay que estar pendiente diariamente sino, se corre el riesgo de que el tratamiento pierda su efecto y la mujer se enfrente a un embarazo no deseado. Además, la píldora no evita el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) –como la infección del VIH- y, por ello, a pesar de tomarla, es necesario combinarla con el uso del preservativo, hasta ahora, el único método demostrado que las previene en las relaciones sexuales. ¿Qué sería recomendable hacer?

Desde su comercialización, ha habido muchos cambios en el fármaco, incluido la disminución de la cantidad de estrógenos en cada pastilla debido a la exigencia de regulaciones para paliar los posibles riesgos de padecer ciertos tipos de cáncer.

Más allá de la píldora, ¿qué hay?

Encontramos algunos métodos muy eficaces como el implante que debe ser suministrado por un médico. Dura tres años y se coloca en ciertas zonas estratégicas debajo de la piel, liberando una dosis continua de levonogestrel que inhibe la ovulación; o el dispositivo intrauterino (DIU), el método reversible más frecuente en el mundo que también debe ser introducido y extraído del útero por un médico.

Otros métodos que fallan muy poco, a través de inyección: consiste en la administración de progesterona que evita la ovulación y se administra generalmente una vez al mes; el parche: se adhiere a la piel para prevenir embarazos; además, está el anillo, método hormonal que se compone de un anillo de plástico flexible transparente que, al colocarse en la vagina, libera hormonas femeninas idénticas a la píldora anticonceptiva (etonogestrel y etinilestradiol) en dosis bajas y constantes y que, absorbidas por la mucosa de la vagina, impiden la ovulación. Y finalmente está el diafragma, dispositivo semiesférico de goma que se coloca en la vagina y evita el paso de los espermatozoides.

Si tienes alguna pregunta sobre temas de ginecología u otros relacionados, no dudéis en contactarnos.

¡Tú también puedes ser donante! HAZTE DONANTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *