Blog

Hongos vaginales: síntomas, tratamiento y prevención

Hongos vaginales: síntomas, tratamiento y prevención

¿Sabías que un aumento del flujo vaginal, picor continuado o enrojecimiento de vulva pueden indicar la presencia de esta leve infección vaginal?

Aunque no nos guste oírlo, en la vagina hay una lista interminable de clases de gérmenes y microorganismos. Todos ellos viven en perfecto equilibrio formando la flora vaginal y encargándose de evitar agresiones externas que puedan causarte infecciones. En algunas ocasiones, sin embargo, este equilibrio desaparece y la presencia excesiva de algunos hongos vaginales causa algunas molestias. Tranquila, afortunadamente, se trata de una infección vaginal leve que desaparece con tratamiento médico.

Quizás has tenido hongos alguna vez y no sabías que eran hongos vaginales. Aquí te hacemos un croquis sobre el tipo de infección que afecta a la gran población de mujeres. Picores en los genitales externos, enrojecimiento de la zona vulvar o un aumento del flujo vaginal –con una textura más espesa y con color blanquecino- son algunos de los síntomas más frecuentes cuando la presencia de hongos causa una infección. En algunos casos, se puede dar también una sensación de ardor al orinar. Todos ellos suelen estar causados por la candida albicans, un tipo común de hongo.

Picores en los genitales externos, enrojecimiento de la zona vulvar o un aumento del flujo vaginal, son algunos de los síntomas más frecuentes.

¿Qué son y cómo se manifiestan los hongos vaginales?

Una infección vaginal por hongos, o candidiasis, es una afección habitual, mayoritariamente causada por el hongo Candida albicans, el cual prolifera en las capas celulares de la vagina.
La candidiasis no se considera una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS), aunque algunas veces estas infecciones se pueden contagiar a través de las relaciones sexuales, pero es un hecho poco frecuente.
Entre los signos y síntomas más frecuentes que manifiestan la presencia de una infección por hongos vaginales destacan los siguientes:

  • – Picor e irritación tanto en la vagina como en otras zonas cercanas, como por ejemplo la vulva.
  • – Sensación de ardor o escozor que se hace más aguda al orinar o al mantener relaciones sexuales.
  • – Enrojecimiento, picor o inflamación de la zona de la vulva.
  • – Dolores y molestias por la zona de la vagina.
  • – Flujo vaginal anormal: de aspecto espeso y tono blanquecino, que suele ser inodoro, es decir no desprende olor.

Recomendamos acudir al ginecólogo si presentas alguno de estos síntomas ya que son similares a los de algunas ETS u otros tipos de infecciones vaginales. Tu médico sabrá cómo tratar la infección de la manera más adecuada posible y adaptada a tus necesidades.

¿Qué causa esta clase de infecciones?

Todos tenemos el hongo causante de esta infección en el cuerpo, que suele mantener el equilibrio con el resto de microorganismos formando la flora vaginal. Sin embargo, hay determinados factores que pueden alterar este equilibrio y provocar el crecimiento excesivo de un hongo (habitualmente el candida albicans) o la penetración de este en capas celulares vaginales más profundas. Cuando esto se produce, provoca los síntomas mencionados anteriormente.

Este tipo de infecciones provocadas por hongos suelen desarrollarse en las partes más húmedas y calientes del cuerpo, la boca, la vagina o pliegues de la piel, lugares donde se encuentran estos hongos.

Algunos de los factores que pueden causar una alteración en la cantidad de un determinado hongo son:

  • – La ingesta de antibióticos y medicamentos, que pueden eliminar algunas de las bacterias que mantienen el equilibrio de la flora vaginal.
  • – El embarazo
  • – Padecer alguna enfermedad que afecte al sistema inmunitario, y por lo tanto que este resulte deteriorado
  • – El estrés
  • – La diabetes no controlada
  • – El consumo de anticonceptivos orales o terapia hormonal que aumenta los niveles de estrógeno
  • – La ropa demasiada ajustada y/o aquella que está fabricada con tejidos que retienen la humedad

El uso excesivo de jabones perfumados que pueden irritar la vagina y las duchas vaginales

¿Qué tratamientos se recomienda seguir?

Siempre que tengas una infección de este tipo es importante que acudas al médico para poder obtener un buen diagnóstico. Los síntomas de los hongos vaginales pueden confundirse con los de otras infecciones de la zona genital y es importante realizar el diagnóstico definitivo que descarte otras enfermedades con síntomas parecidos. Hay muchos tipos de infección y no somos expertas, hay que acudir al médico.

Ya verás que una vez realizado el diagnóstico, se suele seguir un tratamiento muy sencillo a base de óvulos vaginales y crema antifúngica. En los casos más agudos o cuando la infección se presente de forma recurrente, será necesario seguir además una terapia por vía oral, con pastillas.

¿Cómo prevenir su aparición?

Sí, existen una serie de hábitos que pueden ayudarnos a prevenir esta molesta infección:

  1. Mantén la zona vaginal limpia y seca. Con lavarse la zona una vez al día es suficiente: abusar de la higiene íntima puede provocar la desaparición del resto de microorganismos beneficiosos y favorecer el crecimiento de los que causan la infección. Así que aplícate el cuento.
  2. En caso de ir a la playa o a la piscina es conveniente no permanecer con el bikini mojado para intentar mantener la zona lo más seca posible. ¡Sécate rápido con la toalla!
  3. Utiliza ropa de tejidos naturales La ropa interior de algodón ayudará a no mantener la humedad de la zona.
  4. Evita baños muy calientes y prolongados.
  5. Evita el uso de antibióticos de forma masiva y continuada.

Mantén hábitos de vida saludables.  ¿Sabías que los azúcares son el alimento principal de los hongos y favorecen su crecimiento? Por este motivo, es importante evitar al máximo el consumo de azúcar blanco, bollería industrial, bebidas alcohólicas, que disminuyen las defensas del cuerpo y los quesos curados, que tienen un alto contenido en levaduras. Por otro lado, es conveniente el consumo de vegetales frescos y germinados, el ajo y alimentos probióticos, como algunos yogures.

La infección por hongos vaginales, afecta hasta 3 de cada 4 mujeres en algún momento de su vida, y muchas de ellas padecen al menos dos veces esta afección. Es una infección muy común, sin embargo es importante que la detectemos a tiempo para poder curarla por completo. Los síntomas que causan pueden llegar a ser muy molestos, y si no se toman las medidas de prevención adecuadas se producen con frecuencia en algunas mujeres.

Tratar este tipo de infecciones es sencillo, solo hace falta acudir a su médico de cabecera o ginecólogo para que realice un diagnóstico adecuado, puesto que hay otras infecciones y patologías que causan unos síntomas similares a los provocados por infecciones por hongos vaginales y que requieren tratamientos distintos para solucionarlas.

Si tienes dudas, el equipo de Eudona conformado por profesionales médicos, pueden asesorarte. Recuerda que si piensas que tienes alguna infección, lo mejor es que pidas cita con tu ginecólogo para que te examine.

¡Tú también puedes ser donante! QUIERO DONAR